Páginas

Bucéfalo

Imagen: Matías Miguel Clemente



Bucéfalo fue el caballo favorito de Alejandro Magno, fue su caballo desde los nueve años y existen algunas versiones acerca de la vida de éste, leyendas mágicas, fantásticas algunas, retorcidas otras e hiperbólicas todas. Bucéfalo tiene unas memorias que puso en manos de nuestro amigo Eloy M. Cebrián. Bucéfalo tiene varias ciudades que según los historiadores y las crónicas que redactaron unos cuantos cronistas y analistas de nombres casi de coña ( sí, soy filólogo), fueron fundadas en honor a su muerte y a sus últimas batallas. Seguramente Bucéfalo vivió su propia anábasis a las órdenes de Alejandro, una anábasis quizá involuntaria, casual, inocente pero marcada por su paso desorbitado y bestial. Pocas veces veo un caballo y no me acuerdo de Perse, de su llegada a la tierra baldía que se ha de conquistar y en el nacimiento de un caballo, en el bronce que rodea su creación mítica y su destino que se graba, dioses mediante, en sus ojos, desde que los abre hasta que dobla las rodillas y sienta su cabeza en el suelo.

Bucéfalo tiene cabeza de buey.
Bucéfalo no soporta su sombra.
Bucéfalo se come a los hombres.
Bucéfalo sólo soporta a Alejandro.
Bucéfalo tiene una estrella blanca entre los ojos.
Bucéfalo no soporta la celda.
Bucéfalo no vuela porque no quiere.
Bucéfalo sólo soporta a Eloy después de Alejandro.

2 comentarios:

Eloy M. Cebrián dijo...

Desde su tumba olvidada junto al Hidaspes, afluente del río Indo, Bucéfalo te da las gracias.

matías miguel clemente dijo...

Y yo a su biógrafo por la visita a este tren. ;)